Piden al Gobierno que controle voracidad de los bancos a semanas de vencer la moratoria

Redacción La Verdad Panamá

A pocas semanas de vencerse la moratoria bancaria cuyo plazo fatal es el 30 de junio, surgen voces que le exigen al gobierno nacional que asuma medidas que eviten el abuso y comportamiento delincuencial de los bancos con sus clientes.

El Estado debió haber definido cuál  era el mecanismo, no que cada banco en cada caso  defina qué es   lo que va a  hacer   con el cliente  a su juicio  y  su  bondad, porque las relaciones comerciales no se basan  en  conceptos  de solidaridad,   ese  es  un negocio, expresó a La Verdad Panamá, el economista Felipe Argote.

El profesor  de  economía  es consciente   de que los  intereses  hay que pagarlos, que no se pueden eliminar  porque después no se le puede  pagar  el interés al depositante. Sin embargo,  que se establezca que “a partir de julio, todas las cuentas  sigan igual, solamente  que  van a durar tanto  como  intereses  debas”.

Según  Argote, se empezaría   de cero, entendiéndose  que el banco no puede  elevar la cuota mensual  como  tampoco cargarle cobros  adicionales  al cliente. “Hay cosas  que el Estado podría  hacer, por ejemplo, es  una  maleanteria  que te cambien  la fecha de  corte unilateral y repentinamente para sorprender a los clientes obligándolos  a enfrentar  un cargo adicional”, como  en   el caso de las  tarjetas de  crédito  que le  cambian  la fecha  del 29 al 27  o del 26  al 25   sin que el cliente se percate  y cuando llega  a  pagar le dicen… ¡ah, pagaste tarde! Eso es una  sinvergüenzura, sentenció.

El Estado -sí debía definir esto indica el economista- y establecer que las fechas de corte no pueden cambiarse al menos que las dos partes estén de acuerdo con el cambio de fecha. De lo contrario no se pueden cambiar.

Felipe Argote se refirió también a otro problema que lidian las personas cuando acuden llenos de esperanza a una feria de autos y el vendedor los seduce ofreciéndoles una tasa de  interés atractiva pero a los seis meses se la suben. Eso tampoco se puede hacer.

Si tu tienes una  oferta de  estas,  tiene que durar un año o dos años mínimo, porque si cambia la persona tiene que hacer su cálculo, pero que no engañen a la gente porque eso es un engaño, agregó.

“Ahí es donde debe estar el Superintendente de Bancos, Amauri Castillo, poniendo medidas que no  son meterse en el negocio de los bancos, sino establecer reglas claras”, apuntó.

Concluyó Felipe Argote que en este momento se está mandando a las personas con compromisos a negociar con los bancos; si no tienen trabajo, no tienen plata, qué pueden negociar… nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *