No me imagino una pizza ‘abierta’

Británico Quesada Ábrego

A menudo cuando veo anuncios en los medios de comunicación, nombres de programas  de radio, televisión, de eventos sociales, comerciales, de negocios, edificios, urbanizaciones y en las redes sociales, es casi de infarto por el abuso de anglicismos o palabras inglesas mezcladas con castellano.

Toda una destrucción de ambos idiomas, lo que infiero que tanto William Shakespeare como Miguel de Cervantes Saavedra se estremecen en sus tumbas.  Lo peor es que bombardean con palabras en inglés que tienen un significado ajeno o sin sentido cuando se mezclan con el español.

Eventos como Festi Burger, Burger Week, Beach Party, Rainforest BBQ, French Market  y Panama Horror Film Fest, son algunos anglicismos utilizados, mientras que en la television usan Dancing whit the star o Top Chef como si la programación está destinada a residentes en Camberra, Dublín, Dakota del Norte o Auckland.

Ni el gobierno se salva de esta situación, ya que la campaña de la Autoridad de Turismo Panamá se basa del famoso “Visit Panama”. Una escalofriante realidad idiomática, tomando en cuenta que quienes encabezan la lista de turistas que arriban a Panamá son colombianos.

Los nombres de los edificios y urbanizaciones también son afectados con la epidemia de anglicismos como The Paradise, The Rainforest Hill, The Village, Caceres Hill, New West, Ocean Front, Golf Gardens & Club y un kilométrica lista.

Una pésima estrategia de publicidad porque las personas asistirán a un evento porque les gusta o comprarán un inmueble porque les encantó su diseño, precio y ubicación, entre otras cosas. El abuso de anglicismos demuestra la poca capacidad de los creativos en usar su lengua natal para enganchar frases.

Para rematar ahora todo es “Open” como Open torrejitas de bacalao, Open soda, Open Pizza, así sucesivamente, cuando lo correcto es comelona de pizza, de torrejitas de bacalao y gaseosas ilimitadas.

Claro, es fácil decir que todo es abierto u “Open” cuando se tiene el cerebro cerrado porque la mente de los creativos poco trabajan, se van por camino más fácil porque no me imagino cómo sería una pizza abierta o una gaseosa abierta y ni loco compro una torrejita abierta.

Aclaro que no tengo nada contra el inglés porque adoro la música de Iron Maiden y otros grupos de música metal. Ni me imagino a Bruce Dickinson cantando Aces High, en inglés y castellano.

El asunto es defender nuestro idioma porque lo importante antes de crear es pensar y no cuesta mucho, respetados lectores.

Igualmente, entiendo que Panamá tuvo casi 100 años de influencia de EE.UU, por lo que quedaron palabras como tinaco, buay, guial, cuara, panty y man, entre otras, sin embargo no abusemos.

El autor es periodista y escritor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *