¡ El Pueblo panameño y su clase trabajadora necesita la democratización de la educación superior con competencias de aprendizaje!

Por Dr. Cornelly Williams Jones, Presidente de ALCICES
(Asociación Latinoamericana y del Caribe de Institutos y Centros de Estudios Superiores)

Por ordenanza de nuestra Ley Orgánica de Educación, los Centros de Enseñanza Superior, también conocidos como Institutos Superiores, están facultados para brindar educación correspondiente al tercer nivel de enseñanza o superior, al igual que las universidades. Esto lo vienen haciendo desde hace más de 20 años, aportando personal técnico calificado en las diferentes áreas del quehacer profesional de nuestro entorno. Los hay oficiales, como la Normal de Santiago que forma exclusivamente docentes, el Instituto Superior del Cuerpo de Bomberos, el de la Policía Nacional y el Instituto Superior Jurídico de la Corte Suprema de Justicia, por un lado; y por el otro, particulares, que suman más de 40 a nivel nacional, que con fondos de inversión privada ofrecen alternativas de formación a miles de personas en todo nuestro país.

Las estadísticas nacionales han mostrado de manera recurrente y alarmante, la carencia que existe de personal técnico idóneo, en todas las áreas, incluyendo la de salud, por lo cual, desde hace más de 20 años, varios institutos superiores, creados por el Ministerio de Educación y en convenio con el Ministerio de Salud, han ofrecido carreras técnicas de esta área con el fin de suplir esta necesidad constante de recurso humano calificado.

Con este escenario surgió una iniciativa legislativa, por parte del Ministerio de Educación, de un proyecto de Ley que actualice la norma jurídica que regula el funcionamiento de los institutos superiores, con miras a que respondan a los nuevos lineamientos internacionales de gestión de calidad y de diseño curricular basado en competencias, entre otros, que, sin duda alguna, representan un salto esperado que inicia la Revolución Educativa anhelada desde 1979. Es así como es organizado, por la actual Directora Nacional del Tercer Nivel de Enseñanza, el “Primer Foro Uniendo Fuerzas para una Educación Superior Integral del Siglo XXI”, que además de lo mencionado buscaba la articulación de la educación superior en nuestro territorio, tal cual lo ordena nuestra Ley Orgánica de Educación.

Pese a los argumentos arriba sustentados, un grupo pequeño de profesionales de la salud, liderados por la actual Secretaria del Comité Nacional de Enfermería, la enfermera EUSEBIA COPETE, en defensa de sus propios intereses y en detrimento del interés común de nuestra población, se opone a que los Institutos Superiores sigan brindando carreras técnicas del área de salud, a sabiendas de que tal cosa constituiría una gran ilegalidad, toda vez que existen actualmente más de 8 leyes de la República, incluyendo la Ley Orgánica de Educación, que los habilitan para tal fin. Esto se lo manifestó abiertamente la señora COPETE a las altas autoridades del Ministerio de Educación, en presencia de los gremios que representan a los Institutos Superiores de nuestro país, en reunión sostenida en la Dirección Nacional de Coordinación de Educación Superior, el pasado viernes 27 de diciembre de 2019.

Lo que sucede, a criterio nuestro, es que la Enfermera Copete y sus seguidores, están defendiendo intereses económicos particulares, pues ven en los institutos superiores una competencia; sin embargo, la realidad es que ambos tipos de instituciones de educación superior, las universidades y los institutos superiores, pueden coexistir de manera sinérgica y armónica, pues lo cierto es que no todos pueden optar por 4 ó 5 años de estudios en una universidad y los institutos superiores representan la única alternativa para muchos panameños que no pueden darse el lujo universitario. Tanto es así, que las estadísticas más recientes presentadas en el Foro ya mencionado, reportan que hay más de 56 mil jóvenes panameños desempleados y que no están en la universidad, lo cual representa una carga para nuestra sociedad.

Si los detractores de los Centros de Enseñanza Superior dejasen de lado sus intereses egoístas, reconocerían el gran valor que éstos tienen y lo mucho que contribuyen al desarrollo del país, aportando en poco tiempo, personal idóneo en las diferentes áreas del saber humano, para suplir las necesidades del mercado laboral. Además, la realidad es que hay plazas de trabajo para todos, pues los técnicos egresados de los institutos superiores jamás podrán competir y menos reemplazar a los licenciados que forman las universidades, solamente representan un apoyo a su labor, pues todas las leyes que regulan a los profesionales técnicos del área de salud establecen claramente que éstos serán siempre formados y supervisados por los licenciados especialistas de cada área.

La iniciativa legislativa de Meduca abrirá las puertas para alianzas y convenios nacionales e internacionales, para que todas las fuerzas organizadas de trabajadores, el empresariado nacional organizado y el sector académico aporten, coadyuvantemente, a la calificación del Talento Humano Panameño desde los institutos y centros de enseñanza superior, y esto a través de un Consejo Consultivo, legalmente constituido y que involucrará a todas las partes. La iniciativa ministerial es incluyente y le permite a Meduca retomar el rol de Rector de la Educación en nuestro país, tal cual lo ordena nuestra Constitución y la Ley 47, de 1946, Orgánica de Educación.

Fuentes:
Ley 46, de 1947, Orgánica de Educación
“Primer Foro Uniendo Fuerzas para una Educación Superior Integral del Siglo XXI”
http://www.minsa.gob.pa/sites/default/files/direcciones/perfil_de_salud_de_la_republica_de_panama_final.pdf
http://www.minsa.gob.pa/sites/default/files/publicaciones/asis_final_2018c.pdf
https://www.observatoriorh.org/sites/default/files/webfiles/fulltext/2018/2018_ops_distrib_enf.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *