Una diana farmacológica podría inhibir el transporte de virus en las células

Madrid, 23 feb (EFE).- Las células tienen unas estructuras que funcionan como carreteras para llevar sustancias y que pueden usar los virus si hay una infección. El hallazgo de una nueva diana farmacológica en la proteína que forma parte de estas vías de transporte puede contribuir al desarrollo de medicinas.

Un estudio con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que publica hoy PNAS ha identificado un nuevo sitio farmacológico en la tubulina, una proteína que forma parte de las estructuras que transportan sustancias en las células, denominadas microtúbulos.

La identificación de esta nueva diana, utilizando un nuevo compuesto de origen natural procedente de algas verdes-azules (cianobacterias), «puede contribuir al desarrollo de fármacos para el tratamiento del cáncer, la enfermedad de Alzheimer e infecciones virales emergentes», explica el CSIC en un comunicado.

Los microtúbulos son unas estructuras intracelulares que funcionan como carreteras celulares para el transporte de sustancias, vesículas, orgánulos e, incluso, virus, en el caso de que una célula se infecte.

En la mayoría de las infecciones virales, son las vías de transporte para generar las factorías virales, regiones próximas al núcleo donde se concentra la producción de virus (el ácido nucleico viral y las proteínas necesarias para formar la cubierta del virus).

«Los investigadores creen que la desestabilización farmacológica de los microtúbulos contribuiría a impedir la generación de las factorías virales en la célula», agrega el texto.

El trabajo, en el que ha participado el Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC) y el Centro de Productos Naturales, Descubrimiento y Desarrollo de Medicamentos en Florida (EE. UU), recoge el procedimiento de caracterización de un producto natural, obtenido de cianobacterias, que impide la activación de la tubulina.

«Como la proteína queda inactivada, tampoco pueden formarse microtúbulos, se bloquea el trasporte intracelular y, lo más importante, se impide la separación de cromosomas durante la división celular», explica Marian Oliva, del CIB-CSIC y una de las autoras del estudio.

La tubulina, la proteína que forma parte de los microtúbulos, es una de las dianas de mayor éxito para el descubrimiento de fármacos contra las enfermedades virales, neurológicas o el cáncer.

Hasta ahora se habían identificado seis sitios que promueven la estabilización o el desmontaje de los microtúbulos, a los que se añade el localizado mediante esta investigación.

Cada diana farmacológica dentro de la tubulina modifica su funcionamiento de forma diferente. Existen algunas muy eficaces, pero su modulación con fármacos resulta muy tóxica, mientras que otras son menos dañinas, pero menos eficaces.

«Encontrar una nueva diana implica tener un nuevo abanico de posibilidades, con la opción de poder llegar a encontrar fármacos que, sin ser tóxicos, resulten efectivos para el tratamiento de enfermedades», concluye Oliva.

Foto Agencia EFE 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *