Proyecto EMMA hace peligrar empleos de  nacionales

El Proyecto de Ley que crea el Régimen Especial para el Establecimiento y la Operación de Empresas Multinacionales para la Prestación de Servicios Relacionados con la Manufactura (EMMA), atenta  contra  el empleo de panameños  debido a  que  permite  la contratación de  extranjeros, sin considerar  el porcentaje  establecido  en el Código de Trabajo  aseguró una  fuente  a La  Verdad Panamá.

Lo que  se presenta  como  una  oportunidad  noble  de inversión y generación de  empleos  para  contribuir  a la  recuperación económica  del  país, no es más  que  una  pantalla porque no establece la obligatoriedad de cumplir con las Leyes de los ejercicios profesionales, es decir puedes traer por ejemplo, a cuantos ingenieros quieras y no necesitan idoneidad para ejercer en Panamá,  afirmó

El proyecto  permite  que todos los Directores y Gerentes sean extranjeros, no tienen que pagar impuestos sobre la renta, ingreso de impuestos de electrodomésticos, enseres, compra de vehículos para uso personal libre de impuestos cada dos años.

Señaló  la   fuente que este  proyecto lo habían anunciado desde el mes de  mayo que lo iban a presentar a la Asamblea  Nacional  y  forma parte de la estrategia para traer inversiones extranjeras directas.

A diferencia de la Ley de Sede de Empresas Multinacionales, como ésta es de manufactura, implica contratación de mano de obra técnica panameña y su entrenamiento. Pero como siempre, las mejores posiciones serán para los extranjeros, puntualizó.

El Proyecto de Ley No. 355 que crea el Régimen Especial para el Establecimiento y la Operación de Empresas Multinacionales para la Prestación de Servicios Relacionados con la Manufactura (EMMA) fue aprobado en primer debate en la Comisión de Comercio de la Asamblea Nacional (AN) y busca promover la inversión y generar empleo, contribuyendo así con la recuperación económica y social de Panamá.

Se  supone que este  nuevo régimen especial busca potenciar las ventajas competitivas de Panamá creando un sistema de incentivos integrales: fiscales, migratorios, laborales y aduaneros; y establece que para poder ser beneficiario de dichas condiciones las empresas deberán demostrar que generan el empleo esperado, transfieren conocimiento y realizan gastos operativos, todo esto adecuado a la naturaleza y dimensión del negocio que lleven a cabo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *