Inversión en salud es clave en la recuperación económica

Si bien la emergencia sanitaria ocasionada por el virus del SARS-CoV-2 ha golpeado significativamente a la humanidad, también dejó en evidencia que la inversión en salud debería representar un rubro prioritario a nivel global.

Por eso, este 12 de diciembre en el marco de la celebración del Día de la Salud Universal, la Federación Centroamericana y del Caribe de Laboratorios Farmacéuticos (Fedefarma) hace un llamado a que las autoridades evalúen la eficiencia de sus planes y acciones en beneficio de la salud pública.

Pronósticos sugieren que la pandemia y sus efectos costaron a la economía global hasta un 8% del PIB en el 2020.  Sin embargo, cada año los costos de salud deficientes cuestan alrededor del 15% del PIB, debido a muertes prematuras y pérdida productiva potencial entre la población en edad productiva, según el informe “Priorizar la salud: una receta para la prosperidad” del McKinsey Global Institute.  Historiadores económicos estiman que la mejora de la salud representó alrededor de un tercio del crecimiento general del PIB per cápita de las economías desarrolladas en el siglo pasado. Según el informe de McKinsey Global Institute, el impacto económico de una mejor salud podría agregar $ 12 billones al PIB mundial en 2040.

“Los gobiernos, en su intento por controlar los gastos de salud a corto plazo, subestiman el valor que ofrece la innovación en mejorar los índices de salud. Un acceso tardío a productos innovadores podría afectar negativamente la atención y la salud de los pacientes, lo que puede ocasionar más bien un aumento del gasto en el largo plazo”, comentó Victoria Brenes, Directora Ejecutiva de Fedefarma.

En esta investigación, examinaron los desafíos de salud de casi 200 países y descubrieron que los hábitos saludables, la ampliación del acceso a la atención primaria, y la mejora de la adherencia a la medicación, podrían contribuir a que una edad de 65 años en 2040 fuese equivalente a una de 55 años hoy; disminuiría la mortalidad infantil en un 65% y 230 millones de personas más estarían vivas en el 2040.

Covid-19 una gran lección

Para Fedefarma, si bien la región aún lucha por responder a los principales desafíos del COVID-19, es necesaria una profunda reflexión no solo sobre cómo aumentar la inversión en salud, sino también sobre cómo invertir más eficientemente los recursos en salud; además sobre la necesidad de fomentar la investigación y desarrollo en la región.

“La situación provocada por Covid-19 ha hecho más que evidente la necesidad de mejorar los procesos de introducción de nuevos productos a través del uso de tecnologías que permitan mejorar la toma de decisiones y un uso más eficiente de los recursos.”   añadió Victoria Brenes, Directora Ejecutiva de Fedefarma.

El sector farmacéutico ve como primordial el trabajo conjunto de los sectores público, privado y academia para evaluar y mejorar estos procesos. Con la pandemia ha quedado demostrado que la colaboración entre los diferentes sectores es crítico y beneficio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *