Alto costo de los combustibles en plena pandemia quema el bolsillo de los panameños

Ashley Powell / La Verdad Panamá

El alto costo de los combustibles es imparable y golpea fuerte a los panameños que, en medio de la recuperación tras una pandemia, siguen sometidos e indefensos tratando de maniobrar con la corriente  en contra,  producto de  los escasos  recursos que en ocasiones son inexistentes por la falta de empleos.

Hace unos días la Secretaría de Energía dio a conocer los nuevos precios de los  combustibles, que comenzaron a regir a partir del viernes 30 de julio hasta el 13 de agosto de 2021.

La gasolina de 91 octanos, $0.890, y el diésel liviano, $0.763, bajan su precio. Mientras que la gasolina de 95 octanos aumenta a $0.993.

Los precios  regirán para las ciudades de Panamá y Colón y están contemplados en la Gaceta Oficial 29340-A, informó la Secretaría de Nacional de Energía.

Al aumentar los precios de los combustibles se afectan los precios de toda la  cadena productiva; un duro golpe para el bolsillo de las familias panameñas  porque el impacto se da  generalmente  en el precio  final de los productos de la canasta básica, lo  cual  reduce la capacidad de compra.

La Verdad Panamá realizó un sondeo para percibir la opinión de algunos conductores acerca del impacto que tiene el precio de la gasolina en su economía. Un incremento que se ha dado poco a poco pero que está ahogando a los panameños.

Carlos Pérez nos cuenta que trabaja con la aplicación Indrive y la misma no le es factible por el precio de la gasolina, el localizador toma los caminos más largos en ocupaciones y su gasolina no le rinde, lo que hace en el día a veces ni le alcanza para sacar su comida o llevar algo a la casa.

Christian Gonzáles también es un conductor que sufre por el alto costo de la gasolina, el maneja taxi y desde su punto de vista ya no es un trabajo que dé para sobrevivir, tener que llenar su carro es un sacrificio, sumándole el hecho de que las personas no quieren pagar las carreras al precio que son; nos dijo que el las entiende en ocasiones ya que la economía en el país está fatal.

 

“No se puede simplemente aceptar otro golpe al bolsillo, pero este gobierno simplemente su única regla es hacer lo que le da la gana y lo que sea mejor para llenar sus bolsillos”, expresó Carlos.

 

Jorge Diaz es un joven que tiene que manejar 5 días a la semana desde chorrera hacia su trabajo en la capital para poder laborar, ha optado por buscar extras con aplicaciones como Uber o Indrive para poder sacar lo de la gasolina y poder sobrevivir con el salario fijo de su trabajo.

Juan dijo también que, la verdad en el país estamos pasando una de las épocas más difíciles, hay muchas personas que no tienen trabajo, y lo poco que consumen se lo gastan en gasolina por temas personales que podrían utilizar  en alguna comodidad o necesidad en ocasiones.

Tener auto propio está siendo cada vez más complicado para los panameños debido a la situación económica que está atravesando el país; el incremento del precio del combustible no solo afecta a las familias, sino al sistema de transporte público, a los talleres de reparación, los concesionarios e incluso a las aseguradoras.

También es importante tomar en cuenta que con la pandemia ha disminuido la capacidad de consumo, porque la población no tiene dinero debido a la pérdida del empleo y la cantidad de contratos suspendidos, por lo que es mucho más difícil hacerles frente a estos aumentos.

Si en situaciones de normalidad los incrementos en impuestos o de los costos de los servicios que otorga el Estado siempre son mal recibidos; hoy es más acentuado debido que la sociedad tiene la percepción de que existe la corrupción en la utilización de los recursos públicos, generando afectaciones a la sociedad, sin que exista la menor posibilidad de sanciones a quienes incurren en estas conductas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *