Toca reinventarnos y salir adelante

Por: Joany De Gracia
Periodista

Estar en cuarentena nos ha hecho descubrir talentos que probablemente, en nuestra anterior vida ajetreada, jamás lo hubiéramos desarrollado y es comprensible. El corre-corre diario de salir en la madrugada a trabajar y volver a casa al anochecer, exhaustos; con el único deseo de cenar y descansar, no da chance para crear, planificar y desarrollar proyectos innovadores.

El confinamiento que vivimos desde marzo en la República de Panamá, debido a la pandemia del COVID-19 ha dejado a 200 mil trabajadores con contratos suspendidos, que, aunque califican para ser beneficiarios del Plan Panamá Solidario, que ejecuta el Gobierno panameño, muchos se las han ingeniado para producir algo de dinero y así enfrentar sus obligaciones.

La gente se ha reinventado, como también lo ha hecho el Gobierno con la creación de novedosos programas virtuales, como la doctora Rosa y la utilización de la cédula de identidad personal como tarjeta de débito para la compra de alimentos, medicinas y artículos de limpieza e higiene.

A eso se le denomina resiliencia, esa capacidad que tenemos para adaptarnos positivamente a las situaciones adversas. Hemos reconstruido y fortalecido nuestra habilidad para enfrentar los problemas.

La gente ha pasado de la oficina a la cocina, se ha puesto su delantal y ha incursionado en las artes culinarias, haciendo pan, dulces, yogurt y todo tipo de exquisitez que promocionan a través de las redes sociales.

Otros, con más pasión por las manualidades, han desempolvado los retazos de telas, les han dado vida a las máquinas de coser y se han dedicado a elaborar el nuevo accesorio de moda para protegernos del virus; variadas mascarillas con diseños originales que son promocionadas y vendidas como pan caliente.

Los propietarios de negocios afectados por la pandemia, se han visto obligados a reinventarse y explorar las múltiples oportunidades que ofrece la tecnología a través del comercio electrónico. Quien antes elaboraba banners, hoy vende pantallas acrílicas, quien antes producía licores, hoy vende alcohol. El asunto es no dejarnos arrastrar por la crisis, lo importante es vencer el miedo y salir más fortalecidos, con ideas emprendedoras para enfrentar el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *